21 ago. 2011

La experiencia del decano.

Vicente Peris, ganadero retirado de 74 años de El Puig, habla desde la convicción de ser "el que más entiende de España" de bous al carrer. Un título que avalan las "cornadas y cogidas a punta pala" que ha acumulado a lo largo de su vida, así como ser miembro de una estirpe que presume de llevar 200 años dedicándose a la cría de reses para festejos populares y que continúa su hijo Pedro.
Uno de los animales más famosos fue la vaca Marisol, que vivió en los años 70. "La queríamos matar, era muy borde de pequeña", recuerda Vicente Peris, su propietario. "Pero la embolamos y comenzó a ir muy bien, no dejaba salir a nadie de las protecciones en los festejos, era muy mala", rememora Peris. Duró hasta los 14 años, "lo que es mucho para una vaca brava".
El mejor toro que pasó por su hierro, según Peris, fue Generoso, que en tiempos de su abuelo dio importantes tardes de "éxito" a la ganadería. "Lo pedía mucho la gente, pero eran otros tiempos, no se pagaba lo que se pagaría ahora por él". Peris comenta que llevaban "mucha gente a las fiestas, como ahora. Pero mataban a dos o tres personas y entonces no se enteraba nadie".
Más recientes son Ratonero, de principios de los ochenta y de la ganadería Lucas de Vilafamés, de gran fuerza y al que también se le tachó de asesino. O Mijares, un toro colorado que se rompió un cuerno y se hizo muy famoso. De ellos queda el recuerdo de los aficionados, alguna cabeza disecada y grabaciones en Youtube.

"El propietario tiene un producto a vender y aprovecha la demanda que hay", apunta Manuel Vicent, presidente de la Federación de Peñas de Bous al Carrer de la Comunidad Valenciana. En todas las épocas "ha habido toros conocidos aunque ahora, con tantos medios de comunicación, la repercusión es mucho mayor", sostiene. "Y aún más en verano, que al haber poca información se está abusando de esta cuestión"
Pd.- Extracto de una publicacion de tirada nacional.