13 sept. 2011

Almassora blinda sus ‘bous per la vila’ como bien cultural inmaterial, con mas de 200 años de antiguedad.

Los taurinos de Almassora están de enhorabuena. El Ayuntamiento aprobó en pleno la declaración de los festejos taurinos que se celebran en la localidad como patrimonio cultural inmaterial, conforme a las disposiciones contenidas en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco.
Tras someterse a dictamen en la comisión de gobernación del pasado lunes, la propuesta de alcaldía para iniciar el procedimiento se elevó a la sesión con el respaldo de los tres grupos políticos que conforman la corporación municipal. Se hizo tal y como esperaba el concejal de Fiestas, Arturo Soler, “puesto que toma en consideración y asume la petición formulada por la Asociación de Peñas Taurinas de Almassora (APTA) ante la alcaldía”.
Manos alzadas a favor del reconocimiento internacional de los festejos taurinos populares que Almassora celebra durante sus fiestas patronales de Santa Quiteria y de la Mare de Déu del Roser que convierten a uno de los municipios más taurinos de Castellón en el primero de la Comunitat en acogerse a este proyecto.
Sin embargo, y a pesar del voto favorable, tan solo alzó la voz durante la sesión plenaria el alcalde, Vicente Casanova, en defensa de una propuesta avalada, entre otros argumentos, por los más de 200 años de tradición taurina que atesora la localidad -hay documentos de 1.770-, el arraigo cultural e histórico así como el desarrollo económico y turístico.  “Es una propuesta de las peñas taurinas que debíamos de apoyar en defensa de nuestra fiesta y de nuestras tradiciones”, señaló. “Se trata de una medida importante, que nos va a ayudar a preservar una fiesta, la de nuestros festejos taurinos, que forma parte de nuestra tradición, de nuestra cultura, en definitiva”, manifestó el edil de Fiestas. “Puede ayudar, no solo a engrandecer la fiesta, sino también a preservar nuestros festejos”.