8 feb. 2011

El concurso de foto taurina introduce novedades para potenciar la participación de toda España

La sexta edición del Concurso de foto taurina Vila de Puçol introdujo el premio del público, aunque no estaba contemplado en las bases, para animar a los espectadores a implicarse en el proyecto. La idea es sólo el primer paso de una serie de propuestas encaminadas a potenciar, en la próxima edición, la presencia de fotos, artistas y festejos de toda España.
No lo ha tenido fácil el jurado de la sexta edición del concurso, formado por Alberto de Jesús (experto taurino, fotógrafo y editor de la revista Bous al carrer), Sabín (Departamento de Comunicación del Ayuntamiento de Puçol) y Manuel Martínez Piñol (concejal de festejos taurinos). Hasta el punto de que una vez vistas las 29 fotos presentadas en esta edición, el jurado acordó por unanimidad realizar dos propuestas para mejorar la cantidad y calidad de fotos presentadas: primera, abrir el concurso a toros de otras poblaciones para potenciar la presencia de más participantes; y segunda, habría que implicar al público concediendo un premio por votación popular.
Las ideas han sido recogidas por el Consejo Asesor Taurino y se pronunciará sobre ellas en próximas reuniones, aunque visto el objetivo que persiguen nadie duda que se pondrán en marcha este mismo año, de cara a la organización del séptimo concurso.
De hecho, durante la exposición de originales en el Sindicato Agrícola, coincidiendo con las Jornadas Taurinas, ya se colocó una urna para que el público asistente eligiera su foto favorita: hubo un detalle para la foto elegida (en realidad fueron dos las ganadoras) y también se sorteó entre todos aquellos que habían depositado su voto otro premio, en este caso debido a la mano inocente del torero Tomás Campuzano, protagonista de la última charla de las jornadas.
En cuanto a los premios, fueron los siguientes:
El premio La cámara estuvo allí, dotado con 180 euros, fue para la foto titulada Pases de rodillas, de José Luis Sebastiá Alunda, por recoger un momento irrepetible de la fiesta y tener la suerte y el don de la oportunidad de estar allí y saber captarlo
El tercer premio, y los 120 euros, fueron para L’ombra de la festa, de Álex Galcerá, por aportar un punto de vista distinto de los bous al carrer, buscando con el encuadre y la composición ofrecer una imagen poco usual.
También Álex Galcerá se alzó con los 150 euros del segundo premio, por Tauro cridà, porque es una foto en la que cuenta el momento, pero también la capacidad del fotógrafo para encuadrar la fiesta desde un punto de vista original e insólito.
Finalmente, el primer premio y los 200 euros, fueron para Bou de foc, de Francisco José López Conde, que el jurado calificó de “Impresionante, oportuna, irrepetible, quizá no es técnicamente un trabajo muy acabado, pero la combinación de luces y la potencia de la imagen resultante la convierten en una imagen impactante para promocionar la fiesta taurina”.
Para Manolo Piñol, concejal de asuntos taurinos y también miembro del consejo asesor, “es importante buscar fórmulas nuevas tanto para las Jornadas Taurinas como para el concurso de fotografía, porque los proyectos tienen un ciclo de subida y luego, si no queremos que comiencen a decaer, es preciso introducir nuevas ideas que atraigan a un público nuevo. Abrir la participación a festejos y fotógrafos del resto de España permitirá subir el nivel y, al mismo tiempo, tener en Puçol una muestra significativa de lo que son los distintos festejos taurinos que se celebran en todo el país”.
Fuente: Comunicación Ayto. Puçol.