3 ago. 2011

Tasa de alcohol para ir a los bous al carrer

La modificación del decreto de 'bous al carrer' que la Conselleria de Gobernación anunció el pasado mes de febrero todavía no se ha plasmado. De momento, sigue en estudio. El cambio previsto se refería a que quienes participen en festejos de esta naturaleza bajo los efectos de alcohol o drogas y resultaran heridos tendrían que asumir la factura a la que diera lugar la atención hospitalaria.
Tal y como también señalaron entonces desde el citado departamento autonómico a LAS PROVINCIAS, esta modificación pasaba por establecer controles de alcoholemia y determinar el grado de sanción a aplicar en función de la cantidad de alcohol ingerida.
En estos momentos, según confirmaron ayer desde Gobernación, la modificación aludida «todavía no está incluida en el decreto, está en estudio». En cuanto al establecimiento de un determinado índice de alcoholemia «también se está estudiando», pues hay que concretar varias cuestiones relativas a la posibilidad de aplicación de la medida.
Las mismas fuentes recordaron que en febrero se anunció que se modificaría el decreto para que los aficionados que accedan a los recintos de festejos bajo los efectos del alcohol u otras sustancias asuman el coste de los daños, pero hay que tener en cuenta que la Ley de Espectáculos ya contempla esta posibilidad. Esta norma ya considera la «responsabilidad económica» del aficionado que no se encuentre en condiciones óptimas para participar en festejos taurinos celebrados en la calle.
De hecho, en febrero, cuando se anunció el acuerdo de la Comisión de Bous al Carrer, en la que se integra la Conselleria, para estudiar la variación del decreto, ya se apuntó que el acuerdo alcanzado suponía «plasmar a través de una modificación puntual en el decreto de bous al carrer esta misma disposición por la que el participante asumiría el coste económico de los daños y perjuicios que, de su comportamiento derivase respecto de sí mismo, otros participantes o público».
Que esta disposición, ya recogida en la ley, se quiera incluir en el decreto responde al interés por ofrecer una regulación «más detallada» en un decreto que es específico de las celebraciones de 'bous al carrer' en el ámbito de la Comunitat Valenciana.
Todas las medidas adoptadas y las que se encuentran en estudio persiguen garantizar la seguridad y evitar los accidentes en el transcurso de los festejos taurinos que, sobre todo en verano, recorren los pueblos de la Comunitat.
En lo que va de verano ya se han registrado varios sucesos relacionados con estas celebraciones. El pasado domingo un hombre de 50 años perdió la vida en Rafelbunyol. Con anterioridad, en la localidad alicantina de Pedreguer un joven resultaba herido muy grave. También en las fiestas de Picassent se vivió una situación semejante el 16 de julio al resultar herido otro joven.
El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, apuntó el lunes que la Comunitat «tiene el decreto más autoexigente de toda España, en medidas de seguridad y de prohibición», aunque señaló que en un «espectáculo de riesgo» como los ' bous al carrer' la «seguridad 100% es imposible».
La evolución del número de heridos en este tipo de fiestas, según los datos que ofreció Castellano es «positiva», ya que se ha pasado de 676 en el año 2008, a 486, en 2010; y a 143, en lo que llevamos de año, aunque aún falta el mes de «agosto y septiembre, cuando más espectáculos taurinos se celebran en la Comunitat».